Blog

Ene23

Un turista en Madrid

Hay que acabar con el estigma del turista. No pasa nada por hacer de turista. No pasa nada por visitar los lugares que visitan los turistas. No pasa nada por hacer las fotos que hacen los turistas… bueno, sí, aquí con lo de la fotografía podemos hacer una excepción y currarnos un poco más la imagen, que no todo va a ser pasearse en chanclas (con calcetines) y subirse al autocar turístico.

¿Quién no conoce el majestuoso Templo de Debod, en Madrid? Para mi, que soy el tonto del Antiguo Egipto (hasta tatuado lo llevo), este lugar es siempre una visita marcada. Y los que también habéis pasado por aquí sabéis que hacer una foto al atardecer de manera que no salga ninguno de los cientos de curiosos que por allí pululan es ciertamente complicado.

Pero se puede hacer. Podéis armaros de paciencia una vez que hayáis decidido qué foto queréis hacer, plantaros en el lugar y esperar a que se despeje un poco. Si luego, además, preparas un blanco y negro de manera que la gente se confunda con los árboles pues ya tenéis mi foto hecha… trucos de gente que no tiene pasta para pedirle al ayuntamiento que cierre el sitio para uno solo.

El Templo de Debod, para quien no lo sepa, es un regalo de Egipto a España. No es una reconstrucción de cartón piedra. Es un templo auténtico, con algo más de 2.000 años de antigüedad. Eso sí que es un regalo y no lo que dejan los Reyes Magos por Navidad en casa…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *