Blog

Nov22

¡Ah del castillo!

¡Ah de esos muros de piedra! ¡Ah de ese inmenso castillo! Así cantara un febrero pasado una de las comparsas de Martínez Ares. Y es que tiene Zahara de la Sierra, en un rinconcito de nuestra querida Cádiz, un castillo arriba, en lo más alto de nuestros cielos patrios, que vela por su tierra.

Era una noche fría y ventosa cuando, acampados junto al embalse del pantano de Zahara, recibimos la inesperada visita de una patrulla de la Guardia Civil. Si lo pensáis bien tampoco fue tan inesperada. Que bien entrada la madrugada haya cuatro personas junto a un coche, con aparatos por allí (que resultan cámaras y trípodes de cerca) y linternas, en una presa, que es un punto sensible… muy normal tampoco es.

El caso es que allí estábamos nosotros y, claro, le patrulla pasó y cumpliendo con su deber se paró a investigar qué coño estábamos haciendo. Bien por ellos. El caso es que tras unos minutos de agradable charla acabaron compartiendo nuevas localizaciones a las que poder ir. Conocíamos el castillo, claro, pero lo que no sabíamos es que estaba permanentemente abierto y que se podía subir y entrar libremente, a cualquier hora. Eso hicimos.

Aparcamos a las faldas del cerro y nos plantamos arriba, no sin esfuerzo, que todo hay que decirlo, porque la cuesta se las trae. Si venís de visita por la sierra de Cádiz ya tenéis un sitio más que visitar y de parada obligada. Si venís desde Grazalema bajáis hasta Zahara por el Puerto de Las Palomas, que tiene unas vistas impresionantes y os paráis en el castillo. Merece la pena.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *