Blog

Nov03

Ancha es Castilla… y León

Con un virtuoso del violín como Itzhak Perlman sonando de fondo rememoro mi penúltima subida a tierras castellano-leonesas. Con Ávila como punto de partida las escapadas a Salamanca o Segovia se convirtieron en pequeñas y deseadas obligaciones.

La panorámica es un recurso que se me antoja necesario cuando ante tus pies se desnudan cientos de años de historia. La calle pierde la vergüenza, te mira a la cara y dibuja sus virtudes, vicios y miserias. ¿Cómo no vas a hacer una panorámica de Salamanca cuando subes a la Scala Coeli? ¿Cómo no vas a estirar el encuadre frente al Acueducto de Segovia?

Basta con pararse y girar sobre uno mismo. Hoy el software de edición hace milagros y es realmente fácil conseguir buenos resultados sin necesidad de cargar con un arsenal de rótulas específicas u objetivos descentrables para controlar perspectivas. Los puristas, los fotógrafos de bata blanca y teclado, te dirán que no, apelando a vete a saber qué medidas que ni ellos distinguirían. No hay que perder el tiempo leyendo, hay que ganarlo fotografiando.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *