Blog

May06

Ávila

Pasear por Ávila cuando cae la noche y cruzar sus murallas entre la lluvia, el viento y el frío que han forjado el recio carácter del abulense es una experiencia difícil de explicar con palabras. Si además por callejuelas y plazas te cruzas en tu caminar con frailes Carmelitas Descalzos entonces la experiencia se vuelve casi mística y por momentos eres capaz de imaginarte en una de las novelas de Dan Brown.

Aunque los pocos días que he podido recorrer Ávila los he hecho con la cámara a cuestas lo cierto es que entre unas cosas y otras, porque el viaje no ha sido ni planificado ni turístico, no he tenido la oportunidad de hacer mucha fotografía.

La postal de la ciudad amurallada encendida desde Los Cuatro Postes, eso sí, no ha podido faltar. Espero actualizar pronto con algunas imágenes más.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *