Blog

Nov11

Cuando el mejor viaje fotográfico está a la vuelta de la esquina

¿A quién no le gusta viajar? ¿Qué trastornado de la fotografía no disfruta, para desesperación de los compañeros de aventura, parando cada pocos metros cual paso en procesión y desplegar toda la artillería de caros accesorios y hacer fotos de cada esquina?

Ocurre, a veces, que por algún extraño motivo (seguramente comercial) entendemos por viaje irnos mes y medio a un exótico país de playas cristalinas cuanto más lejos mejor. Y claro, como no está la cosa para lujos pues optamos por quedarnos en casa y renunciar a viajes más modestos, digamos, por ejemplo, al pueblo vecino o, por qué no, al de uno mismo.

No sé si porque en mi infancia he tenido cierta suerte al respecto y he podido viajar, primero por toda la geografía local y luego un poco más allá, pero el caso es que me resulta chocante oír decir a alguien que no conoce un pueblo vecino que tiene a unos pocos kilómetros, cosa que ya he oído más veces de las que pudiera haber sospechado.

No hay una sola ciudad, pueblo, aldea o alquería que no tenga un lugar reconocible, un sello de identidad, una posible buena o bonita fotografía (que no es lo mismo)… y si no lo tienes pues te lo inventas, que se supone que como fotógrafo has de desarrollar y explotar la creatividad.

Piensa además que en este caso vivir en lugares poco conocidos puede resultar una ventaja. En Barcelona o Madrid hay cientos de posibilidades, sí, pero también hay doscientas mil fotografías de La Sagrada Familia con lo que el impacto en el espectador se atenúa por saturación.

Pasear cámara en mano por tu zona, la que conoces bien, es también un buen ejercicio para agudizar tu ojo fotográfico, algo que agradecerás cuando puedas permitirte viajes más ambiciosos.

Sal con la cámara y pasea por las calles de tu ciudad. Experimenta con un procesado atrevido, con un blanco y negro o con una larga exposición, seguro que vuelves con más de una fotografía que merezca la pena y si no… si no siempre puedes usarlas para escribir un post.

 

3 Comments

  1. Airam

    “Sal con la cámara y pasea por las calles de tu ciudad. Experimenta con un procesado atrevido, con un blanco y negro o con una larga exposición, seguro que vuelves con más de una fotografía que merezca la pena y si no… si no siempre puedes usarlas para escribir un post.”

    Je, je… me ha gustado. Además tienes toda la razón. Se parece a una frase que leí hace un tiempo: ” Sé turista en tu ciudad”

    Un saludo

    1. Miguel Ángel Ordóñez

      Si algún día me pongo con los bodegones y esas cosas tuyas te mencionaré 😛

  2. lucia

    me encanta, seguire tus consejos y saldré por mi ciudad o por mi pueblo, jijiji, resultado, ya veremos,

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *