Blog

May14

De bodas, invitados y sus fotografías

¿Habéis oído hablar de la democratización de la fotografía? Los equipos fotográficos hoy están al alcance de la inmensa mayoría pues hay cámaras, objetivos y otros complementos en varios escalones de precios y si aun así uno no puede optar a la gama más barata sí tiene, seguro, un teléfono con cámara. Esto ha permitido acercar la práctica de la fotografía a cualquier persona mínimamente interesada, democratizarla por así decirlo.

Hace unos años en las bodas, lo que nos ocupa ahora, los invitados se limitaban a seguir la ceremonia desde sus asientos cuando los hubiese y solo el fotógrafo contratado se movía en el frente, allí donde los novios se daban el “Sí, quiero”. Hoy muchas bodas (y otros eventos sociales) acaban pareciéndose más a uno de esos, ahora de moda, photowalks en los que los aficionados se agolpan con sus cámaras en automático en torno a algo que alguien que se supone sabe lo que está diciendo estima interesante.

No hay ninguna ley que prohíba al invitado hacer fotografías en un evento porque damos por supuesto que todos los invitados manejan con soltura términos como el respeto o el sentido común. Respeto por el profesional contratado para la ocasión que está trabajando y no haciendo sitio al alcohol de la barra libre de fin de fiesta y sentido común porque el fotógrafo está trabajando para los novios y de su trabajo dependerá el resultado del recuerdo fotográfico de tu herman@, amig@, prim@…

Podéis hacer bonitas fotografías viendo los toros desde la barrera, como un invitado más, desde vuestro sitio y sin interferir en el trabajo de nadie. No os metáis en el encuadre del fotógrafo y haced el favor de dejar libre esa zona en torno a los novios y quien conduce el enlace, dad espacio a la pareja y al fotógrafo a la salida del lugar del enlace… es, como digo, respeto y sentido común.

Y para que veáis que es posible, os dejo unas fotografías de la boda de hace unos días, como un invitado más y sin molestar a nadie… a nadie salvo a una invitada a la que pisé sin querer, llevándome su zapato por delante, mientras me movía hacia atrás para hacer una de las fotografías. ¡Perdón!

PD: A los novios: ¡Sed felices en vuestro sueño!

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *