Blog

Dic21

Niebla: Entre el bien y el mal

Si la oscuridad es ignorancia y la luz conocimiento la noche es el viejo muro que separa el bien del mal. Cuando cae el Sol se puede palpar ese muro, como en el Valle del Nilo en el que el río, dador de vida, decide dónde acaba la tierra negra y dónde comienza la roja, dónde hay vida y dónde reina la muerte y uno puede permanecer con un pie en cada mundo.

Ocurre, a veces, que cae la fría niebla y ésta abre una pequeña grieta en ese muro haciendo que luz y oscuridad se confundan, y en ese preciso instante surgen las dudas, que son verdad, porque como escribiera Voltaire, “La duda no es un estado demasiado agradable, pero la certeza es un estado ridículo“.

Permanecer en la niebla es estar sin ser, oír sin escuchar y mirar sin ver.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *