Blog

Ene22

Papa, cuéntame otra vez…

 

Canta Ismael Serrano mientras escribo porque no será ésta la primera ni, desgraciadamente, la última vez que un fotógrafo se da de bruces contra esa cruda realidad que nos recuerda que no hay más derechos que los que uno mismo esté dispuesto a pelear. Hay muchos padres con muchas historias que contar y todas hablan de lo mismo.

no es para ponerse así, es algo positivo

Ayer por la tarde me llegan al teléfono un par de imágenes de Fitur en las que se ve que en un stand, el del Ayuntamiento de Ojén (Málaga), está entregando material de promoción con una fotografía por la que ni han preguntado ni pagado. Lo sé porque la fotografía es de mi autoría y propiedad. Al asombro le sigue la indignación porque, no os lo vais a creer, es la segunda vez que me ocurre. Mismo ayuntamiento. Misma fotografía.

Os pongo en antecedentes. Hace un par de años estuve visitando Ojén que, como ya os he contado, es un encantador pueblo de la provincia de Málaga, a pocos minutos de Marbella, lleno de gente fantástica. Visitadlo, merece la pena. El caso es que me di una vuelta con la cámara por el lugar y subí hasta una cueva desde la que se ve parte del pueblo, la montaña y la costa al fondo. Días después, ya en casa, la edité y la subí a distintos medios para compartirla.

Meses después la misma persona que ayer me avisa me escribe y me dice que esa fotografía la ha usado el Ayuntamiento de Ojén para la edición de unos folletos, un libro o algo así, creo que para algo local. Me molesta porque se hace sin preguntarme y me entero de casualidad, por terceros. Cuando muestro mi descontento públicamente una persona del ayuntamiento se pone en contacto conmigo para disculparse por lo sucedido. Conservo todas las conversaciones, puedo probarlo dado el caso.

ojen

si sé que te pones así, no la usamos

Esta persona, de la que no tengo queja y a la que respeto, me dice que es para repartir entre los vecinos, que les había gustado la fotografía… las típicas excusas a las que más de uno ya os habréis enfrentado en alguna ocasión. Aunque molesto desisto de emprender cualquier acción porque entiendo que puede ser un error, que siempre hay una primera vez, que puedes no conocer la legislación en materia de protección de obras. Entre eso, que no apreciaba ánimo de lucro aparente y que el equipo de gobierno está formado por gente joven y con ganas de hacer cosas por el pueblo, como he podido comprobar cuando he estado por allí, decidí no darle más vueltas y dejarlo estar. Quedamos en que me enviarían a casa unas copias de aquello donde había sido usada mi fotografía y acepto dejarlo ahí. Huelga decir que nunca llegó a casa nada.

Lo de ayer ya no voy a dejarlo estar. Estamos hablando de Fitur, una feria internacional de turismo y estamos hablando de la misma fotografía, aquella con la que ya patinaron una primera vez. Lo primero que hice ayer, antes de publicar nada ni comentarlo con nadie, fue pedirle explicaciones al mismo interlocutor con el que zanjé el primer uso ilegítimo de mi fotografía.

No voy a publicar la conversación, que la conservo, por respeto y educación. Respeto que se me falta cuando se me contesta que “como ya les había dejado usarla la otra vez…”, “teníamos más fotos de Ojén, podíamos haber usado cualquier otra”, “si sé que te pones así, no la usamos” o “no es para ponerse así, es algo positivo”. Entiendo que a ustedes, compañeros fotógrafos, estas explicaciones os molestarán tanto o más que a mi. Yo solo quería una dirección a la que enviar un contrato de cesión de derechos de uso con el importe del mismo.

Visto que este medio día aun no contaba con respuesta alguna he decidido publicarlo en alguna red social. Inmediatamente después el alcalde de Ojén se ha puesto en contacto conmigo y me ha emplazado a la semana que viene, tras saber qué ha ocurrido, para decirme algo.

ojen

teníamos más fotos de Ojén, podíamos haber usado cualquier otra

Le voy a dar un voto de confianza porque, como he dicho, es un pueblo encantador que merece la pena visitar. Nosotros, como fotógrafos, no somos nadie. Nuestra voz, sin el eco de los compañeros en las redes sociales, no sería más que el vago zumbido de un viejo teclado.

Pase lo que pasa os mantendré informados y actualizaré con información. Es una pena que el mundo tenga que aprender a reconocernos por desagradables experiencias como éstas. Yo, mientras tanto, no voy a perder las maneras y espero que nadie lo haga. Desde el respeto y con la verdad por delante podremos llegar a donde queramos.

¡Gracias a tod@s!

ACTUALIZACIÓN

Ha pasado prácticamente un mes desde que tuve noticias de que el Ayuntamiento de Ojén había ninguneado mis derechos como autor y propietario de una de mis fotografías y, como prometí, actualizo el post con novedades. O con falta de ellas, más bien.

Lo dejé en que daba un voto de confianza al alcalde toda vez que se había comprometido a estudiar el caso, atender a mi petición y negociar una solución. Dos semanas hace de que enviara un burofax a su nombre, a la dirección del Ayuntamiento de Ojén y no he obtenido respuesta de ningún tipo. En el burofax les detallaba el importe en el que valoraba el uso de mi fotografía y les emplazaba a contestar en el plazo de 10 días, tras los cuales me entendía en libertad para emprender acciones judiciales si así lo estimaba oportuno.

Tengo la confirmación de Correos de la recepción del burofax pero aun así quise asegurarme de su entrega y le pregunté directamente al alcalde porque me extrañaba la falta de noticias cuando días antes se había mostrado receptivo a solucionar el problema de manera amistosa. ¿La respuesta?… ninguna. No se ha dignado a contestar.

He procedido a guardar las conversaciones que he mantenido con los responsables del Ayuntamiento de Ojén y mantengo el registro que guarda Facebook con lo que en caso necesario sería sencillo peritar el mismo para dar veracidad jurídica.

Entre otras cosas hay perlas como:

Ya lo sé, tuvimos un problema hace unos años

La de arriba es una respuesta a mi aviso de que usar fotografías sin permiso del autor es ilegal. Esto fue a primeros de 2015, cuando usaron la primera de las veces mi fotografía sin mi consentimiento (aunque lo otorgase después cuando se disculparon y me dijeron que no volvería a ocurrir, que era para algo sin ánimo de lucro). Como veis sabían lo que hacían cuando decidieron deliberadamente saltarse la ley.

Ésta también me gusta mucho:

Si alguien quiere aprovecharse del ayto de Ojen entonces estaré con todos los recursos en contra

O sea, vulneran mis derechos en repetidas ocasiones y encima pretenden intimidarme con acusaciones veladas. ¿Cómo voy a intentar aprovecharme de nada cuando he sido yo el agraviado y en todo caso cuando aun no he pedido nada por la fotografía? Entiendo que si les pido 2,000.000 € puedan sospechar que pretendo aprovecharme del caso. Tal cosa no ocurrió ni entonces ni después, cuando les envié mi propuesta.

Lo próximo será valorar con el abogado si me merece la pena por tiempo y dinero meterme en asuntos judiciales. Que la ley me ampara, aunque esto no me corresponde juzgarlo a mi, parece más que obvio.

Seguiré informando.

Link a la fotografía en 500px

2 Comments

  1. No es para ponerse así, es algo positivo

    […] No es para ponerse así, es algo positivo […]

  2. […] Por desgracia ocurre frecuentemente  y aquí os dejo ejemplos como los casos del amigo Miguel Ángel O. y el de David […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *