Blog

Ene08

Recorriendo las calles de Orient

Continuamos nuestro viaje por la Mallorca profunda. Si el otro día subíamos hasta el Puig de Randa para visitar el Santuari de Cura hoy bajamos hasta una pequeña pedanía, perteneciente a Bunyola, de nombre Orient. Al pie de la imponente Tramontana. Apenas un puñado de calles estrechas, empedradas y escalonadas que guardan las vidas de una docena de habitantes.

El día de la visita se presentó frío y con ese cielo plomizo, casi lluvioso, que disfraza de tétrico cualquier paraje. Esto, sumado a la huella propia del otoño, configura el paraje como una localización ideal para cualquier película que surja de la imaginación del siempre genial Burton.

Y es que Orient lo tiene todo para aquellos capaces de percibir la belleza en lo lúgubre. Calles sombrías en las que la hierba se apodera de la piedra, puertas de una madera desvencijada que reciben al forastero con un perturbador ramillete de hojas caídas, una antiquísima parroquia que da cobijo a un diminuto cementerio flanqueado por otro, no menos perturbador, mensaje… un lugar que te cautivará.

2 Comments

  1. Airam

    Como siempre un estupendo reportaje.

    Un saludo

    1. Miguel Ángel Ordóñez

      Gracias, artista 🙂

      Aunque tengo más en el archivo, de momento, he decidido, equivocadamente o no, optar por publicaciones pequeñitas en texto y número de fotos. Igual cambio de parecer algún día.

      PD: Si te animas a visitar Orient algún día no te pares a tomar en el restaurante junto a la carretera, que te crujen 2,2€ por un mísero refresco 😀

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *