Blog

Feb13

No te fíes del autofocus de tu cámara

La tecnología de nuestras cámaras avanza a pasos agigantados. Casi cada nueva cámara que ve la luz del día nace con la promesa de ser la que más rápido y de manera más fiable enfoca, cosa que últimamente  ocurre cada mes. El autofocus, cuando funciona bien, es una auténtica maravilla. Nos ahorra tiempo y lesiones de muñeca. Cuando falla es una basura.

Uno añora los tiempos en los que para enfocar necesitabas aprender antes a coger la cámara corectamente. Luego cerrabas un ojo y confiabas que la agudeza visual del otro no te fallara a la hora de decidir que aquellas líneas no parecían rotas. ¡Qué tiempos aquellos! (Esto es mero postureo, si los añorase tanto usaría más la Zenit que la Nikon D7000).

Por lo general el AF se comporta bastante bien en las cámaras más nuevas cuando las condiciones son propicias y un poco más en “modo moneda al aire” cuando las condiciones de luz son menos favorables. Aquí, en la foto que me ocupa nos iríamos a la segunda de las opciones. Intentar enfocar a una zona oscura y con alguna luz de frente no es la mejor de las ideas. En estas situaciones es mejor pinchar la cámara en un trípode y usar el Live View, que acaba resultando más eficiente.

El caso es que ya había disparado algunas desde el lugar y el foco parecía correcto pero quiso el destino, o el horario de Renfe en Mallorca, que pasara por aquel momento un tren. No podía dejar pasar la oportunidad de hacer la típica foto que solo han hecho 50.000 millones de personas más: una larga exposición en una estación abandonada durante el paso de un tren.

El resultado, como podéis ver, es una mierda. La sinvergüenza de mi cámara pitó, confirmando el enfoque. Hasta la Era de Internet se aprendía fallando, ahora podéis aprender del fallo de los demás cuando estos los cuenten, claro. Si vais a disparar en estas condiciones pasad a Live View con la cámara sobre el trípode, preferiblemente en modo manual, con la ampliación. Y no os hagáis caso del AF, aunque lo confirme.  Haced más de una toma cuando sea posible tampoco está de más.

Ahora la única duda es si tirarla a la papelera o juntar todas mis cagadas fotográficas, crear un discurso lleno de humo en torno a ellas y probar suerte en los distintos concursos que acostumbran a premiar este tipo de basura metafísica y extrasensorial.

1 Comment

  1. Airam

    ¡Qué lástima! y ¡qué rabia!

    Pero tampoco es mala idea ” juntar todas mis cagadas fotográficas, crear un discurso lleno de humo en torno a ellas y probar suerte en los distintos concursos que acostumbran a premiar este tipo de basura metafísica y extrasensorial.”

    Un saludo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *